• Slider Image
  • Slider Image
  • Slider Image
  • Slider Image

YouTube

Nuestra principal actividad es enseñar, exponer y divulgar lo que dice la Palabra de Dios. En estos videos encontrarás nuestras reflexiones y charlas sobre la misma.

¡Entra en el canal!

El texto bíblico más leído

Según ha publicado el portal web de la King James Bible, el texto que más se ha leído (año 2012) ha sido el siguiente:

Salmo 23:4
Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno ; porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me confortarán

Esto me hace pensar que tal vez el contexto económico de aquel año, viviendo en plena crisis, aquellos que se acercaban a las Escrituras buscaran palabras de consuelo y esperanza. Pero, es probable que lo que más busquemos para nuestra vida, independientemente del momento que vivamos sean textos de esta índole. ¿Por qué ocurre esto? Bueno, probablemente tengamos que buscar muy adentro. Si viajamos a lo más hondo de nuestro ser, encontraremos una profunda necesidad de amparo, consuelo, protección y seguridad. Según lo que nos enseña esta sociedad podemos hallar todo esto teniendo una seguridad económica que nos garantice el futuro, también podemos buscar esto en las relaciones personales: familia, amigos…. Que sin duda son muy necesarios en nuestra vida…. Pero, finalmente, si analizamos nuestro corazón seguimos viendo el mismo vacío de siempre, que sólo puede llenar Dios.

Por eso te animo a que le busques, aún estás a tiempo, y la mejor manera es abrir su Palabra y escucharle.

Abel Vila

¿Mundo real o virtual?

Es innegable la rapidez a la que evoluciona nuestro mundo, en todos los sentidos, pero sobre
todo a nivel tecnológico y científico. En unos pocos años hemos pasado de un teléfono móvil
que sólo valía para llamar a un smartphone con el que puedes hacer de todo. Vemos juegos
con una calidad realmente increíble, y esto hace pensar… ¿habrá un día en el que será casi
imposible distinguir un juego de una película o de una interacción a tiempo real con otra
persona?

Cada vez son más comunes las relaciones que surgen y se mantienen a través de internet,
eventos en streaming, trabajos a distancia… Podemos hacer de todo sin movernos de casa,
hacer compras por internet, exámenes online… una revolución en todo lo que conocemos. No
cabe duda de que hemos conseguido llegar muy lejos, y es que tienen muchas ventajas todos
estos avances, aunque también traen muchos peligros consigo.

Somos seres físicos y necesitamos el contacto físico, un abrazo en una situación dura, una
conexión entre miradas en un momento especial… Dios nos creó para amarnos y para que nos
relacionemos y apoyemos unos a otros. Necesitamos relaciones auténticas, sin caretas, sin
condiciones… Si dejas que Dios te llene del amor que tiene por ti, que no tiene límites, tendrás
mucho que dar a los demás, y podrás sentirte lleno de verdad.

Hebreos 10:24 “Pensemos en maneras de motivarnos unos a otros a realizar actos de amor y
buenas acciones”

Keila Vila

Tras los incendios devastadores, vida nueva

En Octubre del año pasado una ola de incendios asoló nuestra tierra dejando miles de hectáreas quemadas y aparentemente sin vida. De ahí surgió la iniciativa “Árbores de Cinza”, plataforma en la que puedes comprar las cenizas de árboles quemados para abono de tus plantas y así, con el dinero recaudado, ayudar para la reforestación de Galicia (+ info: www.arboresdecinza.es).

Las cenizas, algo aparentemente sin vida, usadas para “dar vida nueva”. Esto me ha hecho pensar en el texto del evangelio de Juan 12:24 que dice: “…si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto”. Para que una semilla tenga fruto, es necesario que germine, que esa semilla se rompa y muera para convertirse en una planta, la cual después puede llevar fruto. Cuando la Biblia nos habla de esto, vemos que hace referencia a que el mismo Jesus tenía que morir, como la semilla, para traer la salvación de muchas personas.

Todos nacemos muertos en sentido espiritual; nuestro pecado no nos permite relacionarnos con Dios y hace que vivamos lejos de Él. Para solucionar esto tuvo que morir Cristo “porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Ro.6:23). Cristo murió, para darnos vida a todos los que creemos en Él, una vida que es eterna, trasciende a nuestra vida en este cuerpo. Los evangelios explican muy bien esta verdad. ¿Te animas a conocer más? Te animo a leer los evangelios o a escribirnos.

Bea González