¿Mundo real o virtual?

Es innegable la rapidez a la que evoluciona nuestro mundo, en todos los sentidos, pero sobre
todo a nivel tecnológico y científico. En unos pocos años hemos pasado de un teléfono móvil
que sólo valía para llamar a un smartphone con el que puedes hacer de todo. Vemos juegos
con una calidad realmente increíble, y esto hace pensar… ¿habrá un día en el que será casi
imposible distinguir un juego de una película o de una interacción a tiempo real con otra
persona?

Cada vez son más comunes las relaciones que surgen y se mantienen a través de internet,
eventos en streaming, trabajos a distancia… Podemos hacer de todo sin movernos de casa,
hacer compras por internet, exámenes online… una revolución en todo lo que conocemos. No
cabe duda de que hemos conseguido llegar muy lejos, y es que tienen muchas ventajas todos
estos avances, aunque también traen muchos peligros consigo.

Somos seres físicos y necesitamos el contacto físico, un abrazo en una situación dura, una
conexión entre miradas en un momento especial… Dios nos creó para amarnos y para que nos
relacionemos y apoyemos unos a otros. Necesitamos relaciones auténticas, sin caretas, sin
condiciones… Si dejas que Dios te llene del amor que tiene por ti, que no tiene límites, tendrás
mucho que dar a los demás, y podrás sentirte lleno de verdad.

Hebreos 10:24 “Pensemos en maneras de motivarnos unos a otros a realizar actos de amor y
buenas acciones”

Keila Vila

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.