El año que comienza

Cada vez que termina un año, hacemos una reflexión de cómo fue el año que acaba de pasar y las expectativas que tenemos para el año nuevo.

La verdad es que nunca cumplimos con todos nuestros deseos, bien porque no está en nuestras manos, bien porque las metas que nos marcamos no son realistas y son inalcanzables, o bien porque a los 15 días de empezar el año ya nos hemos olvidado de los propósitos que nos habíamos marcado.

Si somos honestos con nosotros mismos nos damos cuenta que pensamos, programamos y actuamos como si tuviéramos todo el tiempo, como si nuestra vida en esta tierra fuera eterna.

Hemos leído a muchos poetas hablándonos de la brevedad de la vida, como la poesía que Jorge Manrique dedicó a su padre. En la Biblia, el salmista nos recuerda que la vida es como una sombra, como un suspiro, como un pensamiento que pasa en un minuto. Necesitamos aprender a valorar el tiempo, a aprovecharlo bien porque no sabemos cuánto tiempo estaremos vivos.

Salmo 90:12 “Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría.”

Y necesitamos reflexionar a dónde iremos después de nuestra muerte, dónde estaremos.

1 Juan 5:11-12
“Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo.
El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.”

¿Tienes tú la vida?

Flor Sánchez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: