Cuando ya no será necesario celebrar un “8 de marzo”

Este pasado día 8 de marzo se ha celebrado el “día internacional de la mujer”. Como todas estas cosas, unos las aprovechan como plataforma para publicitarse, o para promover algún tipo de ideología, para fines políticos, para no tener clase; pero también
para manifestar la queja y reivindicación por el trato discriminatorio que a la mujer se le
ha dado a lo largo de la historia.

¿Qué tiene la Iglesia que decir? Cuando me refiero a la Iglesia, no estoy pensando en una denominación concreta, ya que habitualmente cuando en nuestro país decimos Iglesia, casi todo el mundo piensa en la Religión Católico Romana. Pero ni siquiera estoy pensando en la Religión Evangélica, que sería lo que se podría interpretar al leer esta página web. Me refiero a Iglesia desde el concepto bíblico, que hace referencia a todos los creyentes, que han confiado en Jesús, que creen en Él y lo confiesan como Salvador y Señor.

images

En este sentido, como la Iglesia está compuesta por los seguidores de Jesús, la clave está en lo que nos enseña Jesús sobre la mujer y cómo plantea su trato hacia ella. Jesús enseñó el trato respetuoso que deben recibir las mujeres. Vemos la ruptura de los esquemas y prejuicios de la época en sus acercamientos a ellas: la mujer de Samaria (Juan 4), la mujer adúltera (Juan 8), María siendo enseñada por él (Lucas 10), el  cuidado de su madre (Juan 19), la mujer enferma por flujo de sangre (Lucas 8), la mujer que derrama el perfume a sus pies (Mateo 26), etc.

Las mujeres, e igualmente los hombres, merecen todo el elogio y el respeto porque Dios las ha capacitado y creado a Su Imagen y Semejanza (Génesis 1.27).

Finalizo recordando esas palabras del tan criticado Apóstol Pablo cuando dice que en
Cristo Jesús: “No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer;
porque todos sois uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3.28).

Que la Iglesia sea la primera en dar a la mujer el valor que Dios le da y sigamos “siempre reformando”, en ese proceso de vivir como Jesús nos enseñó. Cuando esto se consiga, ya no hará falta Un Día Internacional de la Mujer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: