El pan es para todos y debe ser compartido sin discriminación | Marcos 7:24-30

Seguimos estudiando el capítulo 7 del Evangelio de Marcos, con Esteban Figueirido.

Una mujer sufre muchísimo porque tiene una hija poseída por el demonio. Conoce de Jesús, lo reconoce como el Rey-Mesías y Salvador, por eso recurre a Él con insistencia y esperanza. Jesús decide saltar el protocolo, según el cual eran primero los “hijos” y después los “perrillos”, es decir, primero los judíos y después los gentiles. ¿Por qué? Porque vio auténtica fe en esa mujer. Y tiene lugar, una vez más, la manifestación milagrosa del poder sanador de Jesús, quien libera a la niña de la posesión.

Somos cachorritos adoptados como hijos, aceptados para estar en la mesa.

Puedes descargar el audio de la exposición aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: