La vanidad de la vida

Kobe Bryant, decide viajar en helicóptero con su hija Gianna para evitar el tráfico de la ciudad de los Ángeles. Dos horas después, su esposa y resto de hijas ya no los volverán a ver más en esta vida terrenal. Cada día, miles de personas pierden de forma inesperada a seres queridos. Cada día, multitudes de personas sufren diferentes tipos de tragedias personales. ¿Somos conscientes de lo vana que es esta vida en sí misma?

Varios siglos antes de la venida de Jesús a este mundo, un sabio judío desconocido escribió uno de los libros sapienciales más profundos que encontramos en el Antiguo Testamento: el libro de Eclesiástes. Invito a su lectura y reflexión pausada dejando como aperitivo diversos textos bíblicos: Eclesiastés 1: 3-4 “¿Qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol? Generación va, y generación viene;” Eclesiastés 7:20: “Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque”, Eclesiastés 8:10 “Asimismo he visto a los inucuos sepultados con honra; más los que frecuentaban el lugar santo fueron luego puestos en el olvido en la ciudad donde habían actuado con rectitud. Esto también es vanidad.”

La muerte de esta estrella de la NBA nos recuerda que la vida es pasajera y vana. Muchos, deciden vivirla a su manera, y lo hacen negando o dudando de la existencia del Dios de Amor y Justicia que se nos revela a lo largo de la Biblia. Sin embargo, el autor de Eclesiastés, finaliza insertando luz en medio de las tinieblas de nuestra existencia: Eclesiastés 12: 13-14: “El fin de todo el discurso oído es este: Teme (respeta reverentemente) a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala”. Millones de seres humanos, tratamos de seguir esta pauta con la ventaja adicional de conocer a Jesucristo: Juan 6:67-68 “dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros? Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.”

Fernando González

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: